Digit Daily Diary

Grab a coffe, take a seat, maybe listen to some music and relax by reading our digit daily diary. We want to share our minds and knowhow with you and the whole world!

Blog phones

Blog

Arquitectura, tradición y turismo. La arquitectura vernácula de Tisaleo en el desarrollo de un modelo turístico basado en el paisaje cultural.

RESUMEN / El estudio del paisaje urbano de Tisaleo, en la región interandina del Ecuador, es objeto de una investigación cuyo fin es el desarrollo de un ecoturismo que gravite alrededor del mestizaje intercultural y los recursos naturales y paisajísticos característicos de la zona. A pesar de que el Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial (PDOT) del municipio presenta un escenario de pervivencia y conservación de la arquitectura tradicional, los fenómenos de globalización recientes han propiciado un proceso de pérdida progresiva de la identidad idiosincrática de los pueblos andinos, que ha acarreado la destrucción y abandono de sus manifestaciones arquitectónicas más representativas. El artículo analiza este legado constructivo desde la perspectiva de la conformación de un paisaje cultural, acorde a los principios de la la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y pone en valor el rol que un patrimonio arquitectónico característico puede desempeñar como agente complementario de un proceso de desarrollo de ecoturismo.

ABSTRACT / This study of the urban landscape of Tisaleo, in the Inter-Andean region of Ecuador, is aimed at informing the development of eco-tourism activities revolving around intercultural mix, natural resources and typical landscapes in the area. In spite of the fact that the city’s Land Management and Development Plan (PDOT) considers the survival and conservation of traditional architecture, globalization has led to a growing loss of the idiosyncratic identity of Andean peoples, resulting in the destruction and abandonment of their most relevant architectural representations. The study discusses this construction legacy from the viewpoint of the arrangement of a cultural space, under the principles of the United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO), and values the role that a typical architecture heritage can play as a complementary agent in ecotourism development processes.


Daniel Díez-Martínez.
Arquitecto, Universidad Politécnica de Madrid, España.
Doctor en Análisis, Teoría e Historia de la Arquitectura, Universidad Politécnica de Madrid, España.
Académico, Escuela de Arquitectura de la Universidad Europea de Canarias, España Docente e investigador en Facultad de Diseño, Arquitectura y Artes, Universidad Técnica de Ambato, Ecuador. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Juan José Martí-Noguera.
Psicólogo, Universidad de Valencia, España . Doctor en Psicología, Universidad de Valencia, España.
Investigador Prometeo, Universidad Técnica de Ambato, Ecuador.
Investigador Centro de Estudios y Análisis Económico, Universidad Antonio Nariño, Colombia.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Santiago Suárez-Abril.
Arquitecto, Universidad Central del Ecuador. Máster en Diseño Arquitectónico, Universidad Técnica de Ambato, Ecuador.
Docente en Facultad de Diseño, Arquitectura y Artes, Universidad Técnica de Ambato, Ecuador. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Palabras clave/ Arquitectura tradicional, ecoturismo, paisaje cultural, patrimonio.
Keywords/ Traditional architecture, ecotourism, cultural landscape, heritage.
Recepción/ 12 agosto 2015
Aceptación/ 30 noviembre 2015


INTRODUCCIÓN. Este artículo muestra parte de los resultados obtenidos en el ‘Diagnóstico de necesidades formativas en materia de ecoturismo y recursos naturales en la provincia de Tungurahua’, proyecto de investigación financiado por la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de la República del Ecuador, que responde a la puesta en valor de la interculturalidad y diversidad que caracteriza al país, tal como se recoge en los principios del ‘Sumak Kawsay’ reflejados en la Constitución ecuatoriana. El Plan Nacional del Buen Vivir 2013–2017 contempla el desarrollo del ecoturismo basado en el legado natural, cultural y patrimonial como activo del cambio de la matriz productiva. Esta interacción entre el patrimonio cultural y el ecoturismo se plasma en una relación de respeto que debe garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales, históricos y culturales del destino turístico, a la vez que generar un beneficio económico y social que permita una supervivencia adecuada al momento actual. El proceso de generar una dinámica turística fundamentada en el atractivo cultural no está exento de reflexiones previas, ya que la irrupción de un nuevo modelo económico en un entorno tradicionalmente aislado, en el que comunidades mestizas e indígenas centran su actividad en la agricultura, puede causar una alteración del orden que debe ser tenida en cuenta (Baud y Ypeij 2009). Este trabajo se centra en el estudio de Tisaleo, una pequeña localidad de la provincia de Tungurahua. Se propone un análisis en perspectiva del patrimonio arquitectónico y de cómo este puede constituir un importante atractivo para la actividad turística, al generar en los visitantes un imaginario que, en el caso de Tisaleo, permite remontarnos hacia un momento histórico en el cual las culturas indígenas iniciaron un proceso de mestizaje con la migración colonial española (Zamudio 2013).Art 05 imagen 1Imagen 1. Mosaico de cultivos en la zona rural de Tungurahua (fuente: Ramón Vila Anca).Art 05 imagen 2Imagen 2. Interpretación del paisaje típico de Tungurahua (fuente: Santiago Suárez Abril).
PAISAJE Y ARQUITECTURA EN TUNGURAHUA. EL CASO DE TISALEO.
 
La provincia de Tungurahua se ubica en la zona centro de la región interandina del Ecuador, comúnmente conocida como sierra. El paisaje característico de la provincia es el resultado directo de la combinación entre una geografía accidentada y la ocupación del territorio por parte de la población rural. Las plantaciones en ladera transforman la superficie irregular del relieve serrano en un gran mosaico de diferentes colores y texturas articulados por la diversidad de cultivos (imagen 1). Este mosaico aparece salpicado por los asentamientos campesinos, en su mayoría pequeños caseríos aislados. Los grandes montes y volcanes de la zona, en el último plano, completan la composición (imagen 2). La arquitectura tradicional presente en las zonas rurales de Tungurahua es, en realidad, una constante en todo el territorio andino ecuatoriano que admite muy pocas variaciones (Jamieson 2002) y constituye un fiel reflejo del mestizaje entre la cultura indígena y la española (imagen 3). Por un lado, encontramos técnicas prehispánicas, como las distintas variantes de construcción con tierra (fundamentalmente adobe, bahareque y tapial) que se emplean para los muros de carga y de compartimentación interior de las viviendas. Por otro lado, la solución de cubierta, para la que los indígenas utilizaban paja y carrizo, es deudora de las formas, materiales y motivos propios de la cultura constructiva española, y consiste en una estructura de madera a dos o cuatro aguas techada con teja árabe. Muchas de estas casas presentan, además, una cruz cristiana de piedra coronando la cumbrera de la cubierta (imagen 4).Art 05 imagen 3 4Imagen 3. Caserío construido en la década de 1910 en la parroquia rural de Quinchicoto, en el cantón Tisaleo, provincia de Tungurahua (fuente: Santiago Suárez Abril). Imagen 4. Detalle de cruz de piedra en una vivienda de Tisaleo (fuente: Iván Álvarez).El éxito de la implantación de esta arquitectura reside en que plantea una respuesta lógica y necesaria e involuntariamente sostenible a las condiciones impuestas por el medio en el que se encuentra. Son sistemas constructivos extremadamente económicos, que implican un gasto energético prácticamente nulo, y que absorben bien las deformaciones causadas por los terremotos y los temblores, habituales en la zona. Además, la tierra presenta un comportamiento excelente como aislante térmico, a la vez que es transpirable, lo que permite la regulación natural de la humedad en el espacio interior. Como contrapartida, son técnicas que están sujetas a una serie de limitaciones que dan lugar a construcciones formalmente muy sencillas, de una o dos plantas de geometría rotunda y con una distribución espacial interior muy elemental.
Tisaleo es el conjunto urbano que presenta la mayor concentración de arquitectura tradicional andina de Tungurahua. Se trata de un municipio pequeño, de 1.038 habitantes distribuidos según un modelo de muy baja densidad en una trama urbana de sesenta y dos manzanas de trazado ortogonal (imagen 5). En el centro de Tisaleo encontramos la Plaza Central, un espacio público alrededor del cual se encuentran los principales edificios de carácter institucional del municipio, tales como la Casa Municipal, el edificio del Gobierno Autónomo Descentralizado de Tisaleo o la Iglesia Santuario de la Virgen de Santa Lucía.
El 82% de la población se declara mestiza, mientras que un 12,4% se reconoce indígena. El arraigo de la tradición entre los tisaleños se expone claramente en la Fiesta del Inga Palla (Navas 2000), declarada desde 2011 Patrimonio Inmaterial del Ecuador. A nivel socioeconómico, el carácter eminentemente agrícola de explotación minifundista incide en el elevado índice de pobreza de su población, lo cual ha configurado un escenario social decisivo que ha frenado el desarrollo del municipio y, en consecuencia, ha contribuido a la preservación de su arquitectura patrimonial. A estos factores debemos unir el hecho de que Tisaleo no padeció daños excesivamente importantes a causa del terremoto de 1949 que, por el contrario, tuvo efectos catastróficos en otras localidades de Tungurahua. Únicamente la torre de la iglesia sufrió lesiones significativas, por lo que en 1956 fue completamente demolida y sustituida por un templo nuevo construido en hormigón armado (imagen 6).Art 05 imagen 5Imagen 5. Plano general del municipio de Tisaleo (fuente: Santiago Suárez Abril).
A pesar de estas condiciones favorables para el mantenimiento de un patrimonio arquitectónico interesante, Tisaleo ha perdido parte de su arquitectura tradicional durante los últimos veinte años. El abandono y la falta del debido mantenimiento que requieren estas construcciones, en acción combinada con una política urbanística que perseguía un afán desarrollista inmediato, han tenido efectos negativos en la conservación del patrimonio arquitectónico del municipio. Así, la antigua Casa del Pueblo o Casa Municipal, un ejemplo de arquitectura institucional vernácula con alto valor representativo construido en 1916, fue demolida en 1997 para dejar paso a la nueva sede municipal, cuyas formas se inspiran en las del edificio desaparecido (imágenes 7 y 8). Del mismo modo, diversas resoluciones municipales incentivaron a los propietarios a demoler sus viviendas para que, con fin de ampliar el ancho de la vía del casco urbano del municipio de seis a once metros, construyeran una nueva calle respetando el ancho propuesto.
La nueva visión del patrimonio colectivo multiétnico del Ecuador propició que, desde 2009, la mayoría de estas construcciones se encuentren protegidas por el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del Ecuador (INPC). Esta investigación se entronca con este cambio de mentalidad, y tiene como objetivo principal evaluar la cantidad y calidad del patrimonio arquitectónico de Tisaleo para el desarrollo de una propuesta de ecoturismo fundamentada en el ‘paisaje cultural’, un concepto complejo que propone un acercamiento transversal y multidisciplinar a la huella del ser humano sobre el territorio para entenderlo como un patrimonio sostenible que aporta beneficios sociales, económicos y ambientales a la comunidad (Gómez 2010).Art 05 imagen 6 7 8Imagen 6. Desfile con carros alegóricos y comparsas con motivo del primer aniversario de la Vicaría, el 19 de marzo de 1953 (fuente: Archivo histórico de Víctor Hugo Navas). Imagen 7. Antigua Casa del Pueblo (1916-1997), c. 1990 (fuente: Archivo fotográfico de Víctor Hugo Navas). Imagen 8. Nuevo ayuntamiento de Tisaleo, construido en 1997 (fuente: Daniel Díez).Art 05 imagen 9 y 10Imágenes 9 y 10. Sección y plantas de la vivienda 27 (fuente: Santiago Suárez Abril).
ASPECTOS METODOLÓGICOS. Esta investigación parte de una falta de información documental precisa acerca del contexto histórico y arquitectónico patrimonial de Tisaleo, por lo que se planteó un enfoque metodológico fundamentalmente analítico empírico. La información presentada en este artículo se recopiló mediante visitas de campo, en las cuales se llevó a cabo un rastreo exhaustivo de la arquitectura residencial con valor patrimonial del municipio de Tisaleo. En este caso, se consideró ‘arquitectura residencial con valor patrimonial’ a aquellas viviendas que estuvieran registradas en el Inventario de Bienes Inmuebles del cantón Tisaleo elaborado por el INPC o que, por antigüedad y características constructivas, tipológicas y/o morfológicas, fueran susceptibles de estarlo.Art 05 imagen 11 y 12Imágenes 11 y 12. Estudio de fachada y elementos llamativos de la vivienda 27 (fuente: Santiago Suárez Abril).
  Se procedió a la elaboración de una documentación gráfica consistente en el registro fotográfico y análisis dibujado de las viviendas (imágenes 9, 10, 11 y 12). Esta toma de datos se complementó con la investigación relativa a una serie de parámetros de interés, tales como la época de construcción, el estado de conservación, la propiedad del inmueble, el uso actual al que está destinado, las propiedades morfológicas, las técnicas constructivas y materiales empleados, así como la denotación de elementos llamativos (espacios de soportales y huecos en fachada con balaustres). Finalmente, se procedió a realizar el tratamiento de la información recopilada siguiendo un proceso de sistematización y categorización análogo al desarrollado por Weibel en el estudio del patrimonio local de la vivienda unifamiliar de Osorno, Chile (Weibel 2014). El resultado queda ilustrado en la tabla 1.Art 05 tabla 1Tabla 1. Sistematización y categorización de la arquitectura residencial con valor patrimonial en Tisaleo (fuente: Daniel Díez).

RESULTADOS. En función de los datos volcados en la tabla 1, se observa lo siguiente:
Art 05 imagen 13Imagen 13. Plano del centro de Tisaleo. En negro se indican las viviendas con valor patrimonial (fuente: Santiago Suárez Abril).a. Se han registrado un total de treinta y una viviendas con valor patrimonial en la zona urbana consolidada de Tisaleo, mayoritariamente localizadas en un círculo con centro en la Plaza Central y un radio igual a doscientos metros (imagen 13). Estos inmuebles se presentan siguiendo un patrón disperso, aunque encontramos dos áreas que presentan una mayor concentración.
La primera se encuentra en la calle Juan Montalvo, en el tramo comprendido entre las calles Sucre y Juan Benigno Vela, donde existen seis viviendas (imagen
14). La segunda se ubica en la calle 17 de noviembre, en la esquina con la calle Real Audiencia, donde encontramos un clúster macizo constituido por cuatro viviendas (imagen 15).
b. Las viviendas fueron construidas en una franja temporal que comprende desde la década de 1870 a la de 1940, siendo la década de 1910 (con nueve inmuebles) de la que más ejemplos se conservan.
c. En referencia al estado de conservación, ocho viviendas presentan un grado aceptable, por lo que únicamente requieren sencillos trabajos de mantenimiento estético a nivel superficial. Por el contrario, son catorce los inmuebles cuyo estado se ha calificado como deficiente, ya que precisan obras de mejora importantes. Cuatro viviendas han sido reformadas recientemente, y ofrecen un aspecto cuidado y agradable (imágenes 16 y 17), mientras que cinco están en un estado de conservación muy deficiente o ruinoso y presentan desperfectos graves que amenazan la estabilidad parcial o total del inmueble (imágenes 18 y 19).
d. Todas las viviendas son de propiedad privada.Art 05 imagen 14 15Imagen 14. Concentración de la calle Juan Montalvo, vista desde atrás (fuente: Iván Álvarez). Imagen 15. Clúster de viviendas patrimoniales (viviendas 22, 27, 32 y 15) en la calle 17 de noviembre (fuente: Iván Álvarez).
e. En la actualidad, veintiocho viviendas se utilizan como residencia habitual, de las cuales diecisiete albergan, además, algún tipo de establecimiento o local comercial (imágenes 20 y 21). Por el contrario, encontramos tres viviendas que están desocupadas.
f. Con respecto a la morfología de las viviendas, prevalece el esquema rectangular compacto (con veintitrés inmuebles), sobre la organización en “L” (solamente ocho). Dieciséis viviendas tienen una planta y quince se organizan en dos. La superficie construida total varía desde los 49 m2, en el caso de la vivienda más pequeña, a los 446 de la más grande. La superficie media se cifra en 145 m2.
Art 05 imagen 16 y 17 Imágenes 16 y 17. Vivienda número 24 antes de la remodelación (c. 2009) y en la actualidad (fuente: Archivo fotográfico de Víctor Hugo Navas y Daniel Díez, respectivamente).g. Todas las viviendas están fabricadas mediante sistemas tradicionales de construcción con tierra: adobe, bahareque y tapial. La mayoría de las viviendas combinan libremente estos sistemas (imagen 22). Únicamente encontramos cinco viviendas construidas con una sola técnica, cuatro de tapial y una de bahareque. Además de las técnicas constructivas tradicionales, en siete viviendas se detecta la utilización del bloque de hormigón, un material relativamente moderno y ajeno a la tradición constructiva de la zona, cuyo uso evidencia transformaciones posteriores a la época original de construcción (imagen 23).
h. En cuanto a elementos singulares de las viviendas, se destacan los soportales y los huecos en fachada con barandales, presentes en doce y catorce viviendas respectivamente (imagen 24).Art 05 imagen 18 y 19 Imágenes 18 y 19. Dos viviendas en estado de abandono. Arriba la casa número 18 y abajo la número 16 (fuente: Daniel Díez).












CONCLUSIONES.
 Tisaleo conserva una arquitectura cuya unidad e integración en el paisaje le confiere “un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia” (UNESCO 1972). Sin embargo, el desarrollo urbano de los últimos años ha provocado tensiones entre el modelo arquitectónico tradicional y los edificios de nueva planta, que apuestan por un concepto estético diferente (imágenes 25 y 26), completamente ajeno a las tendencias de integración y adaptación de la arquitectura vernácula de la provincia. La “Carta del Patrimonio Vernáculo Construido” (Tillería 2010) recoge unos principios de conservación y líneas de acción que pueden aplicarse en Tisaleo, donde el aumento de la arquitectura kitsch impide al visitante evocar la esencia de una comunidad en la que el sincretismo se vivencia en tradiciones materiales e inmateriales. El deseo de alejarse de un pasado humilde y los atractivos de nuevos estilos de vida han motivado que una parte de la población rechace las casas y técnicas tradicionales de construcción, las cuales consideran obsoletas e incapaces de reflejar los estándares modernos que se pretenden. Las nuevas políticas públicas de urbanismo han tomado conciencia del potencial atractivo del paisaje arquitectónico de Tisaleo. De hecho, el PDOT 2014–2019 incluye varios proyectos que manifiestan la voluntad de iniciar un proceso de recuperación arquitectónica y regeneración urbana a corto plazo (uno a cinco años). Con el fin de potenciar el valor paisajístico de Tisaleo, es importante que se planeen actuaciones coordinadas a escala urbana que solucionen los problemas de falta de densidad en la trama y de discontinuidad visual en las calles, que ejercen un impacto negativo en la percepción unitaria y armónica de la localidad. No se trata únicamente de recuperar las viviendas antiguas con actuaciones puntuales de restauración, como se ha estado haciendo hasta la fecha, sino también de acometer la compactación y cierre de sus espacios públicos, especialmente en lugares tan representativos como la Plaza Central (imágenes 27 y 28).Art 05 imagen 20 y 21Imágenes 20 y 21. Viviendas número 11 y 26, que comparten el espacio de vivienda con una pequeña tienda y con un almacén de cervezas respectivamente (fuente: Daniel Díez).
Estos mismos principios han guiado las operaciones de regeneración urbana en lugares con características en común con Tisaleo, tales como Salento, en el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia, o Fornalutx, en la Sierra de Tramuntana de la isla de Mallorca, España. Ambos lugares, considerados Patrimonio Cultural de la UNESCO, han comprobado cómo ese esfuerzo por preservar su esencia cultural, urbana y paisajística ha aumentado enormemente el potencial turístico con un valor agregado por ser destinos únicos. No obstante, el turismo en sí no debe representar el objetivo final de la recuperación y valorización del paisaje arquitectónico (Amerlinck 2008). Al contrario, la conservación del patrimonio ha de considerarse para dar pie al proceso de mantener una tradición constructiva viva, sostenible y armónica con el entorno, que puede y debe revitalizarse para que sus habitantes compartan orgullosamente el legado histórico con el visitante (imagen 29).Art 05 imagen 22Imagen 22 (izquierda). Detalle del muro medianero de la vivienda número 21, donde coexisten el bahareque, el adobe y la piedra (fuente: Iván Álvarez). Imagen 23 (centro). Hastial de la vivienda número 24, donde se puede ver la estructura y componentes del bahareque en combinación con el bloque de hormigón (fuente: Daniel Díez). Imagen 24 (derecha). Barandales en la vivienda 21 (fuente: Daniel Díez).Art 05 imagen 25Imagen 25 (izquierda). Casa patrimonial número 3 junto a vivienda de nueva planta, en la calle Juan Montalvo, cerrando la Plaza Central (fuente: Daniel Díez). Imagen 26 (derecha). El contorno de los tejados de las casas patrimoniales 17 y 18 aparece interrumpido por el ‘relleno’ de un edificio nuevo de cinco plantas (fuente: Daniel Díez). Art 05 imagen 27Imagen 27 (izquierda). Estudio en planta de las condiciones urbanas de la Plaza Central de Tisaleo. En negro se denotan las viviendas patrimoniales (fuente: Santiago Suárez Abril). Imagen 28 (derecha). Propuesta de actuación en la calle Juan Montalvo para la compactación y cierre de la Plaza Central de Tisaleo (fuente: Santiago Suárez Abril).Art 05 imagen 29Imagen 29. Dos perros descansan en la puerta de acceso de la vivienda número 15 (fuente: Daniel Díez).


NOTAS AL PIE

El presente trabajo fue patrocinado por el Proyecto Prometeo de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación de la República del Ecuador.


REFERENCIAS

Amerlinck, M., 2008. “Arquitectura Vernácula y Turismo: ¿Identidad para quién?” Destiempos, 15, 381-388. Baud, M. y Ypeij, A., 2009. CEDLA Latin America Studies (CLAS), Volume 96: Cultural Tourism in Latin America: The Politics of Space and Imagery. Boston: BRILL.
Equipo del Plan de desarrollo y Ordenamiento Territorial. 2014. Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial 2014 – 2019. Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal de Tisaleo.
Gómez, A., 2010. “El paisaje como patrimonio cultural, ambiental y productivo. Análisis e intervención para su sostenibilidad”. Revista KEPES, 7 (6), 91-106.
Jamieson, R., 2002. Domestic Architecture and Power: The Historical Archaeology of Colonial Ecuador. New York: Kluwer Academic Publishers.
Navas, V., 2000. Tisaleo: cultura y tradición. Quito: Consejo de desarrollo de las nacionalidades y pueblos del Ecuador (CODENPE).
Tillería, J., 2010. “La arquitectura sin arquitectos, algunas reflexiones sobre arquitectura vernácula”.
Revista AUS, 8, 12-15.
Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO. 1972. Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural. París.
Weibel, H., 2014. “Tensiones en el patrimonio local. Tradición y modernidad en la expresión de la vivienda unifamiliar en Osorno, Chile”. Revista AUS, 16, 15-23.
Zamudio, L., 2013. “Arquitectura y turismo. La arquitectura como reclamo turístico”. Urbano, 28, 58-67.